Chile es el país con los hogares más endeudados de América Latina, su deuda alcanza el 42% del Producto Interno Bruto (PIB), según el último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo que también señala que esta tendencia al alza se produce en momentos en que la inflación se mantiene baja y a los salarios les cuesta subir.

Es más, el FMI advierte de los peligros de esta situación a mediano plazo porque eleva la inestabilidad financiera y las probabilidades de que se desencadene una nueva crisis bancaria, por lo que emplaza a las autoridades a adoptar medidas para mitigar estos riesgos.

Por su parte, el Banco Central en su último Informe de Estabilidad Financiera correspondiente al segundo semestre del presente año, si bien es cierto arroja que los indicadores financieros de los hogares se mantienen, observó un mayor uso de líneas de crédito y rotativos, lo que refleja una mayor estrechez para algunos hogares. Respecto de los indicadores de incumplimiento, están estables para créditos hipotecarios pero han crecido para los créditos de consumo, se han incrementado los castigos de consumo en la banca y la morosidad en créditos otorgados por casas comerciales.

FUENTE