¿Cómo saber si estás registrado en el Directorio de Información Comercial (Dicom)?

El Directorio de Información Comercial, conocido como Dicom, desempeña un papel crucial en la evaluación crediticia y el análisis financiero de individuos y empresas en Chile. Este sistema, que centraliza información sobre deudas y obligaciones económicas, impacta directamente no solo en la toma de decisiones por parte de entidades financieras y bancarias, sino también en las oportunidades de acceso a crédito por parte de las personas naturales y jurídicas. 

Ahora, si bien el Dicom es una herramienta fundamental, a menudo sus aspectos y procesos generan ciertas dudas en los usuarios. Por esta razón, si deseas conocer más sobre este reporte y cómo puedes acceder a él, ¡este artículo de Asesoría Deudores es perfecto para ti! En él, te compartiremos todo lo que necesitas saber en torno a este sistema. Desde entender cómo consultar el Dicom hasta conocer las deudas que pueden llevar a ser incluido en sus registros, aquí te explicaremos todos los aspectos esenciales. ¡Presta mucha atención y no pares de leer!

¿Qué es Dicom?

El Directorio de Información Comercial (Dicom) es un registro en Chile que concentra datos sobre deudas financieras. Este informe, que es actualizado de forma recurrente, es utilizado por diversas entidades, incluyendo empresas e instituciones bancarias, como requisito para llevar a cabo ciertos trámites financieros. Dicom abarca tanto a personas naturales como a entidades comerciales, recopilando información sobre sus deudas en el sistema financiero. 

En el informe que reúne la entidad en torno a las obligaciones pendientes y vencidas de cada persona, se suelen compilar datos con base en:

  • Boletín Comercial (Bolcom): Este documento proporciona detalles sobre las deudas y obligaciones financieras de los individuos y empresas, incluyendo información sobre créditos, préstamos, hipotecas, entre otros.
  • Informe Complementario de Morosidades (ICOM): Este informe contiene información sobre pagos atrasados, deudas no canceladas y otros detalles que contribuyen a analizar el comportamiento crediticio de una persona o compañía.
  • Boletín Laboral (Bolab): Este boletín incluye información sobre el historial laboral de una persona, lo que puede ser relevante para evaluar su capacidad de pago.
  • Datos de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF): La CMF proporciona información sobre regulaciones y transacciones financieras que pueden influir en la evaluación crediticia.
  • Boletín de Informaciones Comerciales (BIC): Este boletín contiene información sobre registros comerciales y detalles relacionados con la actividad económica de una persona o empresa.

¿Cómo saber si estás en Dicom?

Para tener claridad sobre si estás o no registrado en el Directorio de Información Comercial, puedes, de forma gratuita, realizar una consulta directamente en la página web de la entidad. ¿No sabes cómo hacerlo? ¡No te preocupes! A continuación te explicamos el paso a paso para que sepas cómo consultar Dicom gratis:

  1. Acceso a la plataforma: Ingresa al sitio web oficial para consultar el Dicom haciendo clic aquí
  1. Identificación: Ingresa tus datos de identificación. Por lo general, se requerirá tu RUT (Rol Único Tributario) y Clave Única. Estos son datos necesarios para verificar tu identidad y acceder a tu información financiera.
  1. Selección de opción: En el menú, busca y selecciona la opción que dice “Obtener Informe”.
  1. Visualización del informe: Una vez validada tu identidad, podrás acceder al informe de Dicom.
  1. Descarga del informe: La mayoría de las veces, podrás descargar el informe en formato PDF. Guárdalo para futuras referencias o necesidades.

¿Con qué deudas se puede entrar al Dicom?

Las deudas que te pueden llevar a ser incluido en el Directorio de Información Comercial (Dicom) en Chile, abarcan una amplia gama de obligaciones financieras. Sin embargo, las principales categorías de deudas que pueden resultar en la entrada al Dicom incluyen:

  1. Créditos y Préstamos: Cualquier tipo de crédito o préstamo pendiente de pago, ya sea otorgado por instituciones financieras, bancos, casas comerciales u otras entidades crediticias.
  1. Crédito con Aval del Estado (CAE): Deudas relacionadas con préstamos educativos respaldados por el Estado que estaban destinados a la financiación de estudios superiores.
  1. Subsidios y Beneficios Estatales: Deudas derivadas de subsidios gubernamentales o beneficios económicos otorgados por el Estado que no hayan sido adecuadamente liquidados.
  1. Créditos Hipotecarios: Obligaciones vinculadas a préstamos hipotecarios para la adquisición de propiedades inmobiliarias.
  1. Deudas Bancarias y Financieras: Cualquier deuda originada en transacciones bancarias o servicios financieros, tales como tarjetas de crédito, cheques sin fondos, entre otros.
  1. Cajas de Compensación y Entidades Afines: Obligaciones financieras contraídas con cajas de compensación o instituciones similares.
  1. Deudas Tributarias: Deudas pendientes de pago relacionadas con impuestos y obligaciones tributarias.

Es importante resaltar que el registro Dicom no está exclusivamente ligado a deudas de gran magnitud. Incluso obligaciones financieras de menor cuantía pueden llevar a la inclusión en el sistema. 

¿Cómo se sale del Dicom?

Aunque cuándo se entra en Dicom, las personas “manchan” su historial de crédito, accediendo a menores oportunidades bancarias, esto no significa que no puedan hacer nada para remediar su situación. Hoy en día, existen diferentes caminos para salir de este registro. Conoce los tres más empleados:

  1. Pago de Deuda:

La opción más directa y fundamental para salir del Dicom es la cancelación completa de la deuda pendiente, ya que al efectuar el pago, se establece un precedente de cumplimiento con las obligaciones financieras. Sin embargo, de llevar a cabo el pago de la deuda, es recomendable solicitar un certificado oficial o constancia de cancelación de la deuda al banco o entidad correspondiente. Este certificado acredita la inexistencia de deuda y es esencial para respaldar el proceso de actualización del Dicom. 

Una vez obtenido el certificado, puedes presentarlo al Dicom para que el registro de deuda sea modificado. No obstante, debes tener en cuenta que el historial de morosidad relacionado con la deuda previa puede persistir por algún tiempo en el historial crediticio, incluso después del pago.

  1. Renegociación de Deuda:

En situaciones en las que el monto adeudado es considerable o se presentan dificultades financieras, la renegociación de la deuda puede ser una vía viable. Esto implica llegar a un acuerdo con el banco para modificar los términos de pago. Esta solución podría incluir la extensión del plazo de pago, reducciones en la tasa de interés o incluso una disminución en el monto total adeudado. No obstante, es fundamental reconocer que la renegociación no elimina el historial de morosidad existente. En su lugar, establece un nuevo acuerdo que también puede ser reportado en el historial crediticio. A pesar de esto, la renegociación te puede proporcionar un alivio financiero y permitirte acceder a un proceso más manejable de reintegración al mundo crediticio.

  1. Ley 20.720 (Reorganización y Liquidación de Empresas y Personas):

La Ley 20.720, recientemente modificada por la Ley 21.563, ofrece una estructura legal para la reorganización y liquidación de deudas tanto para individuos como para empresas. Esta opción es especialmente relevante cuando la deuda acumulada es abrumadora y las opciones anteriores no son viables. Bajo esta ley y con la asesoría de un abogado especialista en deudas bancarias como los que hacen parte del equipo de Asesoría Deudores, se pueden presentar procesos de reorganización económica, por medio de los cuales se buscará establecer acuerdos formales con los bancos o entidades financieras para el pago de deudas en condiciones modificadas. En situaciones más extremas, la ley también permite la declaración de quiebra, lo que implica un proceso legalmente establecido que se lleva a cabo bajo la supervisión de un tribunal.

¿Necesitas asesoría para renegociar tus deudas o hacer uso de los beneficios de la Ley 21.563? ¡Contáctanos!

En momentos de desafíos financieros, comprender las opciones disponibles y tomar decisiones informadas es esencial para restablecer tu economía. Ya sea que estés considerando renegociar tus deudas con los bancos o explorar las posibilidades que ofrece la Ley 21.563, nuestro equipo de abogados para deudas está aquí para brindarte la orientación necesaria. ¡Contáctanos hoy mismo y permítenos ser tu guía en la búsqueda de soluciones efectivas y estratégicas para tus desafíos económicos! 

Artículos relacionados


wsp