Glosario

CONCEPTOS Y DEFINICIONES

JUICIOS CIVILES

Los juicios civiles, buscan una solución de los conflictos jurídicos derivados de materias civiles y comerciales. En ellos, existe siempre un predominio del principio de autonomía de voluntad como principio básico del Derecho Privado.

DEMANDA

Es una presentación formal que el actor (Banco o Institución Financiera), hace en los Juzgados Civiles de Santiago, para que se pronuncie sobre la acción y pretensiones que está ejerciendo, por un crédito que se le otorgó al deudor o cliente de dicha institución.

ACCION

Es el derecho que tiene cualquier persona o institución bancaria (Banco) o financiera, para ejercer su pretensión de hacer cobro de un crédito otorgado al deudor, mediante un pagaré (Crédito de Consumo) o mutuo hipotecario (Compra de un inmueble o bien raíz).

NOTIFICACION DE LA DEMANDA

Al iniciarse un procedimiento ejecutivo de cobro de pagaré o acción de cobro de un mutuo hipotecario, el tribunal ordena notificar la demanda que ha interpuesto el Banco acreedor o Institución Financiera. Esto significa, poner en conocimiento del deudor que se ha iniciado una acción en su contra, por el acreedor. La notificación consiste, que al deudor se le deja en su domicilio una copia de la demanda y la resolución que ordena notificarle dicha demanda.

REQUERIMIENTO DE PAGO

El requerimiento de pago, consiste en la citación que se practica por el Receptor Judicial (persona encargada de notificar la demanda), en dicha citación, la persona (notificando o deudor), deberá concurrir a la oficina del receptor judicial, para dicho requerimiento de pago, en caso que la persona no lo hiciere, quedará requerido de pago en rebeldía. No obstante, lo más importante del Requerimiento de Pago, es que a partir de esa fecha comienza a correr el plazo para defenderse. ESE PLAZO ES MUY ACOTADO Y EL DEUDOR O DEMANDADO, SOLO TIENE CUATRO DIAS PARA DEFENDERSE Y OPONER EXCEPCIONES, POR INTERMEDIO DE UN ABOGADO, QUE LO DEFIENDA EN EL JUICIO EJECUTIVO, QUE SE HA INICIADO EN SU CONTRA.

 DEFENSA O EXCEPCIONES QUE DEBE OPONER EL DEMANDADO O EJECUTADO

En efecto, el demandado o ejecutado, tiene por Ley un plazo muy acotado. Una vez que lo requieren de pago, al deudor lo citan personalmente a la oficina del Ministro de fe (Receptor Judicial), con la finalidad de requerirlo de pago, (leer definición de Requerimiento de Pago), es decir, lo apremian a pagar el total de la obligación demandada. Las excepciones están expresamente señaladas en la Ley (artículo 464 del Código de Procedimiento Civil). Una vez que lo han requerido de pago, tiene un plazo de CUATRO DIAS, para oponer excepciones (defensa judicial), necesariamente la defensa es con la asesoría legal de abogado habilitado para el ejercicio de la profesión.

JUICIO HIPOTECARIO

Es aquel procedimiento ejecutivo (véase en definición de ACCION), que el acreedor (Banco o Institución Financiera intenta en contra del deudor), sigue en contra del deudor. Con la finalidad de rematar en pública subasta el inmueble (Casa Habitación del deudor), atendido a los dividendos o cuotas que adeudare el ex cliente del banco. El primer gran problema que se produce, es que el banco acreedor,
tiene una facultad (ACELERAR LA DEUDA, AL MONTO TOTAL DE LA MISMA); es decir, eso se llama cláusula de aceleración, hasta el monto de la última cuota, es decir, la demanda en un juicio hipotecario, es por el total de la deuda o precio del inmueble. El juicio hipotecario a su vez, se notifica y se tiene que requerir de pago al deudor o demandado, tal como se dijo tiene un plazo muy acotado, para oponer excepciones, en caso que no haga nada en el plazo de 6 meses aproximadamente el banco acreedor, le subastará el inmueble, o sea, será rematado.

DEUDAS BANCARIAS

Éstas corresponde a deudas contraídas por una persona natural, cuando ha concurrido a una entidad bancaria o financiera (es decir, solicitó, algún tipo de crédito en un banco). Estos créditos pueden ser COMERCIALES o HIPOTECARIAS, la diferencia entre uno u en otro crédito, radica en que el crédito comercial, no existe una garantía real, es decir, no se hipoteca un inmueble de propiedad del deudor. En cambio, un crédito de consumo es un simple crédito que le otorga un banco a algún cliente, ya sea a través de un pagaré, línea de crédito o tarjetas de crédito, obviamente, en caso de incumplimiento en el pago de las cuotas, el banco intentará en contra del deudor un juicio ejecutivo, y tiene el derecho de prenda con garantía general, es decir, se puede dirigir en contra de cualquier bien que posea el deudor, y lo embargará y posteriormente lo rematará, en pública subasta.

JUICIOS DE COBRANZA

Se inicia cuando el deudor no ha cumplido con sus obligaciones crediticias. Es decir, ha incumplido su compromiso de rembolsar a su acreedor el monto del crédito otorgado (Banco e Instituciones Financieras); o el saldo en cuotas, más sus intereses. Ante ello, el acreedor procede a protestar los pagarés, letras u otros documentos que actuaban como garantía del crédito adeudado.  El acreedor deberá iniciar el trámite ante los tribunales de Justicia para intentar, a través de un juicio, recuperar el capital prestado más los intereses y los gastos de cobranza. El Juez de la causa debe determinar que el cobro se ajunta a derecho y a los montos que el acreedor reclama. Si corresponde, determinará el pago del crédito más las costas del proceso, e indicando un plazo para hacerlo.
De no cumplir este dictamen, el juez puede determinar otras acciones, como el embargo judicial de los bienes del deudor, o la liquidación de las garantías entregadas por éste, hipotecas, prendas, o bien exigir a los avales que respondan por la deuda.

DEFENSA EMBARGOS

Antes que todo, se debe conceptualizar lo que se debe entender por EMBARGO: -“El embargo es la retención de bienes como un método de seguridad para pagar deudas en las que se haya podido incurrir. Es decir, puede embargarse el bien de un sujeto o compañía para asegurar que se cumpla el pago de una obligación que haya contraído el sujeto con anterioridad y no haya pagado y existan dudas sobre la satisfacción futura de la deuda”-

No obstante, en los juicios ejecutivos, es imposible evitar que se lleve a cabo un EMBARGO, por cuanto, esa es la esencia de un juicio ejecutivo, ya sea cobro de pagaré o un mutuo hipotecario. Esto porque, la ley dentro del procedimiento ejecutivo, le da el derecho al acreedor (Banco o Institución Financiera), para proceder al embrago, con la única limitante que previo al embargo, se debe notificar la demanda ejecutiva y posteriormente requerir de pago.
En este orden de ideas, la DEFENSA DE EMBARGO, sobre los bienes de un deudor, se traduce en la interposición de una TERCERIA DE POSESION, no obstante, aquello sólo se puede llevar a cabo, cuando los embargos, se realicen en los bienes muebles, es decir, aquellos que guarnecen el hogar, ya sea (Comedor, Living, cocina, refrigerador, televisores, etc), no obstante, en los embargos de los bienes raíces, es decir, inmuebles; el embargo de ellos se inscribe en el Registro de Prohibiciones e Interdicciones de Enajenar del Conservador de Bienes Raíces de Santiago, (comunas que corresponde la zona norte, centro y comunas de la zona oriente de la Región Metropolitana. Respecto a las comunas de la zona sur de Santiago, pertenecen al Conservador de Bienes Raíces de San Miguel, a excepción de las comunas de Puente Alto y la comuna de San Bernardo, que tienen sus propios Conservadores de Bienes Raíces, en los cual, tal como se dijo anteriormente, los embargos de los inmuebles se inscriben en los Registros de Prohibiciones e Interdicciones de Enajenar respectivos.

TERCERIA DE POSESION

La Tercería de Posesión es un incidente que se promueve en un juicio ejecutivo cuando se embargan bienes muebles pertenecientes a un tercero distinto del ejecutado, quien hace valer su condición de poseedor de dicho bien para obtener su recuperación y se deje sin efecto el embargo.
En efecto, la palabra Tercería de Posesión, viene de TERCERO; es decir, un sujeto que no es parte del juicio y jamás lo ha sido, no obstante, son sus bienes los que han sido comprometidos producto de un embargo, sobre ellos.
Por ejemplo, es muy común que un hijo pida un crédito de consumo, ya sea a un Banco o Institución Financiera, y de cómo domicilio el de sus padres, en la eventualidad que ese deudor, no pagase su crédito de consumo a alguna de estas instituciones bancarias  financieras, le irán a embargar al domicilio de sus padres, quienes no tienen nada que ver con dicho crédito, pero se verán afectados sus bienes muebles. En consecuencia, en ese caso los padres del deudor deben interponer una TERCERIA DE POSESION.